RECUPERACIÓN DE LA NAVEGABILIDAD DEL RÍO MAGDALENA

Navegabilidad del río Magdalena
Navegabilidad del río Magdalena

Con la finalidad de seguir los lineamientos dispuestos por la Ley 2068 del 2020, el Gobierno nacional en conjunto con entidades del sector turístico, impulsan programas encaminados a la recuperación de la navegabilidad del río Magdalena en sus más de 800 kilómetros, y uno de ellos es la financiación por parte del Banco Interamericano de Desarrollo -BID- para adelantar acciones de prevención y conservación del río, entre ellos trabajos de dragado.

El proyecto estará a cargo de la Asociación Público Privada -APP- del río Magdalena, con una inversión inicial de $1,5 billones, y se prevé que el próximo 15 de julio se adjudique la licitación para la realización de obras de quinta generación (5G), y cuya finalidad es recuperar la navegabilidad del río Magdalena.

APP DEL RÍO MAGDALENA

La Alianza Público Privada -APP- del río Magdalena está conformada por la Agencia Nacional de Infraestructura -ANI- y Cormagdalena, con el acompañamiento del Ministerio de Transporte y consultores del BID.

El proyecto constará de dos fases: la llamada fase de pre construcción con una duración de un año y un mes, y la fase de construcción que durará cuatro años y medio, y el cual busca recuperar la navegabilidad del Río Magdalena en un tramo de 668 kilómetros, entre Barrancabermeja (Santander) y Bocas de Ceniza (Barranquilla).

TURISMO SOSTENIBLE

Así las cosas, esta concesión estimada que sea por más de quince (15) años, permitirá impulsar el desarrollo del turismo sostenible de uno de los sitios más preferidos por visitantes extranjeros y nacionales, como es visitar algún punto de los 1.540 kilómetros de longitud que tiene el río Magdalena, desde su nacimiento en el Páramo de las Papas situado en el Parque Nacional Natural Puracé, entre los Departamentos de Cauca y El Huila, hasta la desembocadura en Bocas de Ceniza ubicada cerca de Barranquilla, Atlántico, Colombia.

Es el río más largo del país, y atraviesa trece departamentos, convirtiéndolo en la principal arteria fluvial. Catalogado, asimismo, como el impulsor del desarrollo económico, social y cultural, desde antes de la llegada de los españoles.

A pesar de la importancia que ha tenido este río en la historia de Colombia, hasta ahora vuelve a renacer, después de muchos años de total abandono y la desidia de las autoridades locales y de los respectivos gobiernos de turno.

AL RESCATE DEL RÍO MAGDALENA

En 2014 se dio un gran paso hacia el rescate del río Magdalena, con el compromiso del Gobierno nacional de ese entonces de autorizar inversiones por $2,5 billones de pesos, comenzando con la recuperación de la navegabilidad sobre el principal afluente del país, y sea una alternativa más eficiente para el transporte de carga y de pasajeros.

Ahora, con la próxima adjudicación de obras, esta iniciativa permitirá la reactivación del río Magdalena y convertirlo en una prioridad nacional, departamental y local. De hecho, en algunos tramos de esta principal arteria fluvial del país, ya se han hecho algunas obras de prevención  y conservación, para que en un futuro inmediato el río sea un potencial generador de desarrollo socioeconómico.

Los dirigentes del Departamento del Atlántico y la misma Alcaldía Distrital de Barranquilla, por ejemplo, han creído en este gran proyecto. Tanto ha sido el interés que han puesto sobre el río Magdalena, que hoy en día juega un papel fundamental en el desarrollo del mismo departamento y de la capital Barranquilla. No sólo es una arteria fluvial que mueve toneladas de carga, sino es y se convertirá en una fuente de ingresos y el turismo generará una importante entrada de divisas.

Según el Fondo Nacional de Turismo -Fontur- el año pasado la entrada de divisas por turismo representó unos ingresos que alcanzaron los USD $3.102 millones. Significa, por tanto, que el río Magdalena será el eje del turismo sostenible por donde cruza, pues contribuirá en su recuperación a generar ingresos y empleo, salvaguardando la flora y fauna, y propiciando, al mismo tiempo, un impacto positivo del medio ambiente.


Mauricio Jiménez Ramírez

Comunicador social y periodista de la Universidad de La Sabana-Colombia y Master en Administración de Empresas en INALDE Business School. Director de la Revista Soy Viajero.
Comparte este Blog