AVISTAMIENTO DE BALLENAS EN LA COSTA PACÍFICA

Ballenas jorobadas o yubartas
Inicio de temporada para el avistamiento de ballenas

Llega julio, época ideal para que los turistas amantes de la naturaleza se acerquen a las costas del pacífico colombiano y observen un espectáculo que se repite cada año: la visita de las ballenas jorobadas también llamada yubarta.

Los amantes del ecoturismo tendrán la oportunidad de deleitarse no sólo con la belleza natural que brinda el paisaje de esta parte del territorio colombiano, que se caracteriza por su rica y variada biodiversidad de flora y fauna, de ecosistemas terrestres, marinos, insulares, acuáticos y costeros, sino de tener una experiencia inigualable como es el avistamiento de las ballenas.

Bajo un clima cálido y templado húmedo, con temperaturas que oscilan entre los 24 a 30 grados promedio, rodeado de una selva tropical donde el mes de julio se caracteriza por ser un mes seco, los turistas llegan de diferentes regiones del mundo para apreciar las ballenas jorobadas o yubartas que vienen a esta zona del país a reproducirse y dar a luz a sus crías.

DE JULIO A NOVIEMBRE, ÉPOCA PARA VERLAS

Para fortuna de los turistas, no es una época de precipitaciones constantes, pues la concentración de lluvias se presenta entre abril y mayo y entre octubre y noviembre. De modo tal, que juega a favor el clima tanto para los visitantes nacionales y extranjeros como para las ballenas jorobadas.

Estos enormes animales que alcanzan una longitud promedio de 13 metros  y un peso entre 25.000 a 30.000 kilogramos, migran desde las regiones polares hasta llegar a zonas tropicales o sub tropicales, donde estos cetáceos se concentran en grupos para aparearse y las hembras a dar a luz a sus crías que normalmente lo hacen cada dos o tres años.

Las aguas cálidas son ideales para estas criaturas que recorren distancias de más de ocho mil kilómetros, para permanecer por largos períodos, generalmente entre julio y noviembre, dedicadas a procrearse y al alumbramiento de ballenatos.

Esta fascinante experiencia también se ve recompensada cuando las yubartas emergen de las profundidades del océano y realizan esos saltos para poder respirar. Torrentes de agua se elevan hasta una altura de seis metros acompañado de un resoplido de vapor.

También es habitual verlas saltar del agua, golpear la superficie con sus aletas o cola, sin olvidar su reconocido canto que es perceptible arriba de la superficie del agua.

LUGARES IDEALES PARA OBSERVARLAS

Colombia, con otras doce naciones, tienen el privilegio de observar las ballenas jorobadas. Las poblaciones de yubartas se mueven de acuerdo a su ciclo de alimentación y de reproducción. Cuando la temporada invernal comienza, se dirigen a aguas más cálidas para el apareamiento, nacimiento y crianza de las crías, y regresar, posteriormente, a sus zonas de alimentación.

Otros países donde se puede observar las ballenas jorobadas son Canadá, Estados Unidos, México, Costa Rica, República Dominicana, Puerto Rico, Venezuela, Ecuador, Perú, Nueva Zelanda y Australia.

En cada una de estas naciones, el avistamiento de las yubartas es todo un acontecimiento y aglomera a miles de turistas que se desplazan a estas regiones con el único propósito de ver sus acrobacias, escuchar sus cánticos y su etapa reproductiva.

En Colombia, los lugares preferidos para mirar las ballenas jorobadas son Buenaventura, Juanchaco, bahía Málaga, la isla de Gorgona, Bahía Solano, Nuquí y Tumaco.

En cada uno de estos lugares, encontrará una infraestructura hotelera, restaurantes y operarios logísticos turísticos encargados de ofrecer un adecuado servicio, como son tours en barco para que a una prudente distancia pueda observar estos animales.

Se aconseja, desde su lugar de residencia, contrate un paquete turístico debidamente autorizado e incluya transporte de ida y vuelta, hospedaje, alimentación, seguro de viaje y de asistencia médica, siempre con antelación para que planifique su estadía.


Mauricio Jiménez Ramírez

Comunicador social y periodista de la Universidad de La Sabana-Colombia y Master en Administración de Empresas en INALDE Business School. Director de la Revista Soy Viajero.
Comparte este Blog